Participación y formación ciudadana

El siguiente indicador de desarrollo personal y social evalúa las percepciones en torno a las acciones que realiza el establecimiento para fomentar la participación y compromiso de los distintos miembros de su comunidad educativa, además, de los espacios de vida democrática que propicia.

Desde el Ministerio de Educación, la participación tiene un rol fundamental en el proceso formativo de los estudiantes, considerándola un elemento base para la vida en comunidad en los establecimientos (Mineduc, 2017). De esta forma, las acciones de formación ciudadana resultan fundamentales para abrir espacios para la participación y la formación en ciudadanía, que fomenten el desarrollo de habilidades y actitudes necesarias para la vida en sociedad, y su vez, potencien el sentido de pertenencia de los distintos miembros de la comunidad, mejorando la manera “en que los miembros de la comunidad educativa se sienten vinculados al establecimiento, comparten una identidad y se sienten representados por los valores y logros de la institución” (Mineduc, 2013).

Para su evaluación, este indicador se divide en tres dimensiones:

  • Participación: se relaciona con la percepción de los estudiantes sobre los espacios que promueve el establecimiento y que favorecen instancias de encuentro y colaboración entre los distintos miembros de la comunidad educativa.
  • Sentido de pertenencia: considera el grado de identificación de los estudiantes con el establecimiento al que asisten, su proyecto educativo, evaluando si se consideran parte de la comunidad escolar y si sienten orgullo de pertenecer a ella.
  • Vida democrática: evalúa las percepciones de los estudiantes sobre las acciones que desarrolla el establecimiento para el fomento de habilidades y actitudes necesarias para la vida en democracia, incluyen espacios de “expresión de opiniones, el debate fundamentado y reflexivo, la valoración y respeto hacia las opiniones de los otros, la deliberación como mecanismo para encontrar soluciones, la participación, y la organización de procesos de representación y votación democrática” (Agencia de Calidad de Educación, s.f.).

¿Qué hacen los establecimientos para lograr un alto grado de participación y formación ciudadana en concordancia con la educación ambiental?

Son diversas las estrategias que permiten potenciar la participación y el trabajo ciudadano, abordando temáticas de educación ambiental.
Acciones como fomentar el funcionamiento de organizaciones que representen diversos actores de la comunidad educativa, como por ejemplo, organizar un comité ambiental, o definir un representante de medio ambiente en el centro de estudiantes, centro de padres y apoderados, generando instancias de cuidado ambiental y fomentando la vida democrática dentro del establecimiento. Por otra parte, es importante dar espacios para que los distintos miembros puedan proponer diversas iniciativas, respondiendo a sus intereses y/o necesidades de la comunidad, fomentando así la participación y el sentido de pertenencia a la institucion (MINEDUC, 2014).

Referencias: