Lo sabemos. Son los niños y jóvenes quienes han empezado a levantar sus voces para impulsar acciones y combatir el cambio climático. A través de la reducción del consumo, el reciclaje, la retornabilidad, la reforestación y el buen uso del agua, están gestando una transformación en la forma de concebir el cuidado de la Tierra y, a su vez, exigiendo una responsabilidad ambiental a los distintos actores de la sociedad.

También sabemos que pensar en ellos y su potencial como agentes de cambio, es fundamental para proteger los intereses de la humanidad. Su participación se concreta cuando promueven estilos de vida más sostenibles y así, poco a poco, sirven de ejemplo a sus comunidades. Sabemos que para impulsar estas acciones es necesario inculcar hábitos a corta edad. Y, de sobra sabemos, que la educación es el vehículo para cumplir con estas metas.

Todo eso lo sabemos y en Kyklos lo hemos comprobado durante 10 años dedicados a la educación ambiental. En ese marco, durante este invierno trabajamos junto a Coca Cola desarrollando actividades lúdicas y educativas en ocho colegios de Chile para sensibilizar a más de 1.000 niños acerca de la importancia de la retornabilidad en el cuidado del medio ambiente y el esquema de la economía circular. A través del juego, ellos ahora también saben.

Aprendieron el valor de la reutilización y cómo el simple hecho de elegir botellas retornables en la mesa familiar puede generar un impacto. Por ejemplo, que sólo por preferir dos envases retornables durante un año, se deja de emitir tanto CO2 como si 200 mil chilenos evitaran usar su auto ¿por un día?. Números que impactan y que ahora que los niños los conocen, harán resonar este mensaje en sus casas y con sus familias.

Y esa es precisamente nuestra misión desde la educación ambiental: traspasar conocimientos que movilicen hacia el cambio cada vez más urgente. Somos una red influyente de diversos actores de cambio, unidos por una pasión por la sostenibilidad que lidere la acción transformadora, no solo en la comunidad educativa, sino también en los hogares.

En un contexto donde las personas son cada vez más conscientes de la urgencia climática y, a su vez, motivados por la Ley REP que incentiva un cambio cultural en materia medioambiental, sabemos que es necesario dar la máxima prioridad a los niños y niñas en las estrategias y los planes de respuesta al cambio climático. Por eso, nuestra invitación es a reconectarnos con otros, reconocer lo que nos une y regenerar lo que nos importa y debemos cuidar.

Paula Peters
Gerente de Experiencias y Cultura Ambiental en Kyklos