Por primera vez en la historia del ser humano se han registrado 415 partes por millón de dióxido de carbono.

Por 24HorasCL.

Por primera vez en la historia de la humanidad se detectaron tantos gases de efecto invernadero como en la actualidad. 

Según informó el el Observatorio Mauna Loa ubicado en Hawai, la concentración de CO2 en la atmósfera superó este fin de semana las 415 parte por millón (ppm), superando los niveles detectados en los últimos 800 mil años. 

“Ésta es la primera vez en la historia humana que la atmósfera de nuestro planeta ha tenido más de 415 ppm de CO2. No sólo en el tiempo del que tenemos registros, no sólo desde la invención de la agricultura hace 10.000 años. Desde antes de que existieran los humanos modernos hace millones de años. No conocemos un planeta como éste”, escribió en Twitter el meteorólogo Eric Holthaus  tras el anuncio.

“Pensando en la madre naturaleza hoy, a partir de esta mañana, la concentración de CO2 llegó a las 415 ppm por primera vez en muchos, muchos millones de años”, escribió otro especialista en el tema y defensor del medio ambiente, Bill McKibben. 

Organizaciones ecológicas han alertado que esta situación puede generar consecuencias desastrosas para la Tierra y sus habitantes . Incluso algunos han afirmado que si esto no se controla en el 2030 ya no habrá marcha atrás. 

La presencia de estos altos índices de monóxido de carbono ya aumentaron un grado la temperatura del planeta y si llegara a subir otro grado más el resultado sería devastador, ya que se alcanzarían temperaturas extremas, en verano no habría hielo en los polos, aumentaria casi medio metro el nivel del mar, desaparecerían cerca del 8% de los vertebrados y el 99% de los corales marinos. Esto traería como consecuencia, además, un aumento de ciclones, inundaciones y olas de calor, lo que haría que millones de especies desaparecieran, revela un estudio del  World Resources Institute.

Producto de esta revelación es que expertos están rogando a los gobiernos de todo el mundo hacer algo al respecto y tomar muy en serio el asunto.